Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción Infoluna
Jueves, 17 de noviembre de 2016 | Leída 467 veces
El miedo a que se dispare el coste medio con ciertos modelos hace que muchos talleres rechacen trabajo que termina siendo cobrado a una tarifa elevada por otro taller

"Cada vez me derivan más lunas caras a causa del coste medio"

Guardar en Mis Noticias.

"Cada vez me derivan más lunas caras a causa del coste medio". Esta situación se está multiplicando y nos llega con más asiduidad a la redacción de INFOLUNA. Muchos talleres independientes reconocen que mientras las redes con acuerdos con aseguradoras aceptan las lunas más baratas, las más caras son rechazadas ante el miedo a que se les dispare el coste medio y acaben siendo penalizados a final de año.

 

 

 

El coste medio es una herramienta inventada por las compañías de seguros para beneficiarse de tarifas reducidas en los siniestros de lunas o chapa a través de acuerdos con redes de talleres. Sin embargo, su evolución está generando situaciones carentes de sentido y que provocan que muchos talleres desechen trabajo y eviten realizar ciertas sustituciones que suponen un incremento en ese coste medio que no pueden asumir.

 

[Img #12829]

 

 

¿Por qué no existen diferentes costes medios?

 

 

Esta situación deja patente que el coste medio actual está deformado, que debe ser revisado y no puede englobarse en un mismo coste medio las lunas de hace 10 o 15 años que las de hace tres años. No tiene sentido que se manejen en el mismo coste las lunas de vehículos de alta o media gama que los de baja gama.

 

 

 

El coste medio actual supone que las lunas caras sean derivadas a los talleres independientes o de talleres oficiales y que las redes se especialicen en lunas de menor valor ya que ante costes a 200 euros o por debajo sea imposible aceptar parabrisas que suponen un riesgo de desvío del coste medio. La única manera de[Img #12830] conseguir ese coste medio si llegan lunas caras es aumentar la reparación pero eso es complicado, por lo que mejor rechazar la luna de un BMW, por ejemplo, y explicar al cliente con amabilidad que tendría que esperar una semana para conseguir la luna y que es posible que en otro taller es posible que le arreglen antes el siniestro. 

 

 

 

La conclusión es clara. Este coste medio no tiene sentido al provocar que se rechace trabajo y termine siendo aún más caro si ese asegurado acaba en un taller oficial o en un taller de chapa, por ejemplo, que no va a perdonar un euro a la aseguradora.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Martes, 22 de noviembre de 2016 a las 23:52
Tbc9cita
Otro C E R O pa vosotros que os preocupáis de las compañías y no del cliente o asegurado, q es el que paga el seguro.... sin que os importe nada más que el coste medio.
Si no interesa... pa que lo aseguran?
Fecha: Martes, 22 de noviembre de 2016 a las 15:59
kiko
Es una autentica putada tener desde hace mas de 10 años un parabrisas de un Ford Puma en stock y tener que rechazar el trabajo por el dichoso coste medio.
Es como en politica los aforamientos
Vaya pais!!!
Fecha: Viernes, 18 de noviembre de 2016 a las 09:18
Paquito
El problema que define el artículo, lo llevamos sufriendo cada vez con mayor frecuencia y es totalmente real. Las compañías deberían ser conscientes de este problema y eliminar de una vez por todas el fastidioso coste medio, que hasta ahora lo único que ha conseguido es lo que indica el artículo y "el incremento del número de reparaciones", con el consiguiente aumento de la frecuencia siniestral.

Un "cero" a las compañías por su falta de visión y un "cero" a las redes por su falta de capacidad de entendimiento en estas negociaciones.

INFOLUNA • Aviso legal y Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress